La Recopilación de Diego de Guadix es sin duda una obra amplia, compleja y sistemática. En ella se registran todas las palabras y significados que (en cualquier lengua conocida por Guadix), procedían, a su juicio, del árabe. La mayor parte de la obra se dedica a los arabismos tanto léxicos como semánticos del español.
Guadix fue un lexicógrafo concienzudo y meticuloso, dotado de un talento asombroso para definir y de una notable aptitud para escribir con amenidad. Su obra, como propia de un hombre culto y buen observador de la realidad de su época, nos transmite, además, mucha y muy interesante información histórica y antropológica.
La Recopilación nunca llegó a imprimirse; pese a eso, el saber de Guadix se transmitió a la posteridad, aunque de forma muy sesgada e incompleta, a través del Tesoro de la lengua castellana o española (1611) de Sebastián de Covarrubias. Hasta 1886, año en que se publicó el Glosario etimológico de Leopoldo Eguílaz y Yanguas, no apareció otra obra lexicográfica enriquecida por la consulta directa de los materiales de Guadix. Con posterioridad, hay que esperar al Diccionario Histórico (1951-1996) para encontrar —a pesar de los abundantes errores de transcripción— un conocimiento detallado de la Recopilación y un reconocimiento continuo de su innegable aportación lexicográfica y de su inmenso valor como documento de la lengua de finales del siglo XVI.

recopilacion-de-algunos-nombres-arabigos

Edición impresa
Numero 3
Formato17 x 24
Páginas1240
ISBN84-9704-211-5
Año2005
PVP95,00 €.

Comprar Libro